SUOMEKSI | SVENSKA | ENGLISH | FRANÇAIS | DEUTSCH | ESPAÑOL | ITALIANO

JUHANI AHVENJÄRVI

CLAES ANDERSSON

TUA FORSSTRÖM

RIINA KATAJAVUORI

JYRKI KIISKINEN

TOMI KONTIO

JUKKA KOSKELAINEN

LAURI OTONKOSKI

MARKKU PAASONEN

HELENA SINERVO

EIRA STENBERG

MERJA VIROLAINEN

EIRA STENBERG
Divina Comedia 

Perdida en el camino al mediodía de mi vida
por el largo corredor de un gran hotel
con sus suaves alfombras acallando mis pasos
y su pista de baile invitando al bamboleo,

abrí tal vez la puerta equivocada,
bajé los peldaños que no debía,
llegando a un corredor cuya salida no pude hallar.

Caminé como en un sueño
guiada por una música lejana 
tanto que me extenué
y sólo mi cuarto me hacía falta.

Fue entonces que lo vi,
la oscura silueta del portero nocturno,
sus cabellos, negras alas de cuervo
pegadas a su cabeza,
sus dos ojos azules de trueno
y su hosca cabeza de toro.

Oh, señor de las llaves, le dije,
en este palacio
el número de mi cuarto es el 444.

No respondió,
se quedó mirando mis pechos y los tocó con sus dedos,
sus manos se deslizaron por toda la curva de mi cuerpo. 
De esa forma lo encontré
sin conocerlo,
nadie ha tomado mi rostro como él,
asido mis orejas,
jalado mi pelo
y se ha deslizado así entre mis piernas.
Las lagartijas irguieron sus cabezas
bajo el terciopelo de mi vestido,
se abrieron las puertas del laberinto.
No sabía quíen era,
ya que no hay otro como él
que lleve su cabeza como una corona negra.
Lo tomé de la muñeca
y lo llevé afuera,
y ahora, loca de deseo, estoy buscándolo.


La madre del árbol

Un niño chilla

Hablar de amor

Divina Comedia

En el hombre hay una cueva

En el castillo de Minos

La princesa juega


 
Halun ikoni, 1997 
Trad. Renato Sandoval