SUOMEKSI | SVENSKA | ENGLISH | FRANÇAIS | DEUTSCH | ESPAÑOL | ITALIANO

JUHANI AHVENJÄRVI

CLAES ANDERSSON

TUA FORSSTRÖM

RIINA KATAJAVUORI

JYRKI KIISKINEN

TOMI KONTIO

JUKKA KOSKELAINEN

LAURI OTONKOSKI

MARKKU PAASONEN

HELENA SINERVO

EIRA STENBERG

MERJA VIROLAINEN

MARKKU PAASONEN Markku Paasonen (b. 1967)
is author living in Helsinki. He has published four collections of poems.
A Constantly Turning Baroque
 

La máquina, enorme como un cerebro, zumba sin cesar bajo los techos de la pequeña ciudad. Por eso las calles están vacías como si el sueño hubiera sido expulsado, o tal vez es la máquina que lo dosifica. Ofrece sus ubres a los habitantes que se precipitan a mamar, se pegan a las tetas como terneros de la mañana a la noche. Con mis propios ojos puedo comprobar que la máquina no es un monstruo de antaño que exude aceite. Ni siquiera se parece a una máquina. Nada de volantes altos como un edificio ni correas de transmisión ni engranajes que se gastan entre sí. Nada romántico: ningún resorte oxidado surge de las entrañas de la tierra. Sin embargo, si uno se concentra, puede distinguir elementos antiguos entre los modernos: calculación animal, mecanismos de guerra. Soy nuevo en la ciudad y busco al maquinista hasta que me entero de que ese empleo ha sido anulado hace años. No me queda más que maravillarme por la perfecta organización de las cosas. Todo funciona automáticamente: por la fuerza que la máquina misma sopla en sus cavidades se pone en marcha, sus pulmones se hinchan y produce la ficción en la que entran los hombres. Aquí cada uno forja su propio destino, me dicen. La máquina provée a todos, con todo lo que deséen, siempre que sepan querer lo justo al tiempo justo. ¡Y agarrarse a las ubres! Los que sueltan las encías y se dejan crecer los dientes sólo pueden lamentar su idiotez. Me dicen que la máquina ha sido creada para rogar. Que ruega a si misma, sin cesar.


La máquina

Podría contar

Film noir

La caída

El libro

La última misión


 
Voittokulku, 2001 
Trad. Mirja Halonen